Historia

El astrolabio es un instrumento que permite determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste. La palabra astrolabio significa etimológicamente “el que busca estrellas” y debe su procedencia al griego. Sinesio de Ptolemais (siglo IV) atribuye su invención a Hiparco de Nicea, alrededor de 150 adC. Sin embargo, su introducción en Europa no sucede hasta el siglo X, a través de los árabes.
Durante los siglos XVI hasta el XVIII el astrolabio fue utilizado como el principal instrumento de navegación hasta la invención del sextante.
El astrolabio se basa en la proyección estereográfica de la esfera. En su forma original requería una placa de coordenadas de horizonte distinta para cada latitud, pero en el sigloXI el astrónomo al-Zarqallu, en al-Andalus  inventó una placa única que servía para todas las latitudes. La obra maestra de la técnica de fabricación de astrolabios fue la del sirio ibn al-Shatir, una herramienta matemática que podía ser usada para resolver todos los problemas comunes de astronomía esférica de cinco formas diferentes.
La parte delantera de la madre sirve para saber en que parte del mundo se esta y que hora es. Una pieza gira encima de la placa madre, que se llama araña o red sirve para saber en qué posición del cielo esta el sol. Esta pieza representa al firamamento visible de todo el mundo. Una aguja representa, por un extremo, al sol, y por el otro, la hora que es.
La parte trasera de la madre sirve para saber la altura de una torre, la distancia a esa torre y el símbolo del zodiaco que está ocupado por el sol. Encima de esta parte solo gira una aguja.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: